Gastronomia

 
  • Gastronomia
  • Gastronomia
  • Gastronomia
  • Gastronomia
Gastronomia
Gastronomia
Gastronomia
Gastronomia

El paso frecuente de los rebaños trashumantes dejó una buena tradición de criar corderos. El sabroso cordero del Lluçanès, que se esfuerza por conseguir una marca oficial de calidad, ya se lo ha ganado en las carnicerías y los restaurantes. Pero si el cordero aporta a la mesa el sabor de los prados y de las hierbas aromáticas, la caza, las setas y la trufa aportan el sabor del sotobosque y las márgenes.

Todos estos elementos, junto con el cerdo, el bacalao, el cabrito, el conejo, el pato y la ternera (a veces con salsas sorprendentes) son los que dan personalidad a la cocina Lluçanesa. Pero el Lluçanès se puede comer bien a todos los niveles, desde la cocina más casera hecha de productos de la huerta, patata del país, col y pimiento confitado en casa, garbanzos, aves del patio y embutidos artesanos, hasta las creaciones sofisticadas de los grandes chefs, pasando por la cocina del hervor inacabable de cazuelas. Todo ello acompañado de las mejores mieles, mermeladas, quesos, látigos y hervores, pan de leña de Sant Boi y tortas de Perafita.

A continuación facilitamos un enlace donde podrán informarse de los restaurantes del Lluçanès, aunque no duden en consultarnos para recomendaciones: